Alerta para la migración del software empresarial




El factor SAP

La adquisición que realizó Oracle de PeopleSoft da lugar a muchas complejidades. Desde el principio, el negocio no iba viento en popa y finalmente dieciocho meses de problemas y tribunales se resolvieron a mediados de diciembre. Durante su juicio en defensa de la competencia (el Departamento de Justicia de los Estados Unidos versus Oracle Corporation), Oracle afirmó con éxito que la competencia y la innovación de productos no sufrirían debido a su adquisición de PeopleSoft, que era el segundo proveedor de aplicaciones del negocio del mercado. El trato se cerró en diciembre con un costo de $10,300 millones de dólares, que a algunas personas les pareció exagerado.

Séptima parte de la serie La fusión, las trampas y la confusión.

El esquema de la fusión no es nada simple para la empresa ni los clientes. Será necesario reestructurar la cultura corporativa, la logística y el desarrollo. En cuanto a los clientes, Oracle deberá llevarlos a través de probables aumentos en las tarifas por mantenimiento, distintas migraciones y la pronunciada curva de aprendizaje de la nueva serie de arquitectura orientada al servicio, Project Fusion (consulte la primera parte) para atraer a los usuarios. No sólo debe convencer a los usuarios de Oracle que están decepcionados con la calidad de Oracle E-Business 11i, sino que debe luchar con los clientes de J.D. Edwards que están pasando por su segunda adquisición, primero por PeopleSoft y ahora por Oracle. Oracle reveló partes de sus planes para después de la adquisición, durante una conferencia que llevó a cabo en enero en sus oficinas generales (que reunió a más de 17,000 miembros de todo el mundo mediante una conferencia web). Se anunció también la nueva organización de la aplicación, los planes de soporte global y de los productos y una conversación acerca de la participación en el mercado. Sin embargo, todavía hay algunas preguntas, como los compromisos con la infraestructura de Oracle.

Toda esta incertidumbre hará que SAP aproveche al máximo la transición de la fusión de Oracle –un cambio irónico ahora que esta fusión es un intento por desarraigar el primer puesto que tiene actualmente SAP en el mercado. Actualmente, SAP sigue siendo el líder del mercado, con ingresos de casi $10,000 millones de dólares, mientras que Oracle, PeopleSoft y J.D. Edwards tienen, en combinación, aplicaciones con un valor de $5,300 millones de dólares. Además, la participación en el mercado de SAP ha crecido a partir de la medida de Oracle y, para aprovechar más los eventos recientes, SAP también anunció que comercializará con tratos “endulzados” de migración para los usuarios de PeopleSoft y J.D. Edwards con su serie relativamente unificada y estrechamente integrada. Este serie funciona en lo que puede ser la mayor cantidad de plataformas y tecnologías, y esto, sumado a su apertura a los campos J2EE y .NET, puede ser bastante atractivo. SAP también tiene la ventaja de contar con la oferta cohesiva más amplia, que no necesita de adquisiciones nocivas y tampoco tiene sentimientos pobres del mercado, como Oracle se ha impuesto a sí mismo.

Aunque sólo un pequeño porcentaje de los clientes de PeopleSoft dejen a Orcle, es posible que el liderazgo de SAP en el mercado mantenga su impulso. Será más fácil que SAP se enfrente a un competidor ahora, que cuando PeopleSoft y J.D. Edwards seguían apareciendo en el panorama. Sin embargo, la participación en el mercado no es el único factor que determina quién será el ganador. SAP y Oracle han sufrido gracias a empresas como Lawson, Deltek, QAD, Intentia, Glovia, Adonix, Unit 4 Agresso, Epicor e IFS (por nombrar algunas), más de una vez. Por eso, no es posible ver que SAP adquiera un vendedor de segundo nivel que está bien involucrado con las divisiones de sus clientes más grandes –especialmente debido a que SAP falló en su intento por adquirir Retek, que terminó en manos de Oracle. Mediante las adquisiciones, SAP podría crear su solución del mercado medio para ciertas industrias, reemplazando así su mySAP All-in-One nativo, que sigue desarrollando soluciones para la industria enfocadas a las empresas más grandes del mercado medio.

Asimismo, el programa Safe Passage de SAP cambia el paradigma, porque proporciona un contrato de soporte para las aplicaciones actuales que no son de SAP a medida que los clientes migran a sus productos. Este programa se enfoca a cerca de 2,000 empresas que actualmente poseen aplicaciones tanto de SAP como de PeopleSoft/J.D. Edwards y que son quienes podrán tener más interés en esta oferta, ya que probablemente muchas de ellas han estado considerando vendedores de consolidación o normalización (consulte Standardizing on One ERP System in a Multidivision Enterprise). Del mismo modo, SAP tiene mucho interés en proteger este grupo de clientes de cualquier penetración que pueda realizar Oracle.

A diferencia de la mayoría de los programas de migración, SAP ofrece responsabilizarse por el mantenimiento de las implementaciones actuales de sus competidores, ahora que los usuarios realizan la transición a las alternativas de SAP. Este enfoque debe dar a los clientes que lo requieran una opción atractiva, de poco riesgo y que no pertenece a Oracle, ya que combina mantenimiento de bajo costo en las tres líneas de productos instalados sin el riesgo que implica recurrir a un proveedor externo. Oracle también se verá presionado si la tarifa estándar de mantenimiento de SAP llega a 17 por ciento, aumentando 2 ó 4 por ciento, en caso de que los clientes quieran servicio más amplio en las versiones más antiguas y obsoletas de los productos. También hay que notar que SAP ha sufrido una transformación durante los últimos años. Ha pasado de ser un líder arrogante a escuchar con atención, sin sentirse despreciado, las voces críticas del mercado para ajustar sus medidas en consecuencia.

Oracle espera asimilar la base actual de PeopleSoft y crear más ingresos por aplicaciones y bases de datos y servidores indirectos, pero ¿qué pasa si los clientes escogen a SAP? Al mismo tiempo, debido a la feroz competencia de IBM y Microsoft en el mercado de las bases de datos, y debido a empresas como IBM, Microsoft, BEA, Sun y muchas otras en los mercados de servidores de aplicaciones/middleware de integración de las aplicaciones empresariales (EAI), es posible que Oracle no registre los mejores resultados en su otro negocio –sobre todo en esta economía tímida y debido a los sentimientos negativos que posiblemente mantenga hacia Oracle. Oracle fue el beneficiario de una fusión desordenada cuando tuvo una caída de clientes de bases de datos de Informix después de que esta empresa fue adquirida por IBM y trató de mudar esos clientes a su propio producto de bases de datos DB2 (consulte IBM Buys What's Left of Informix),

Esta es la séptima de ocho partes que conforman esta nota.

La primera parte detalló el evento; la segunda presentó la respuesta competitiva de SAP y Microsoft; la tercera detalló cómo la competencia involucra la infraestructura; la cuarta revisó la realidad; la quinta habló de lo que Oracle puede ganar; la sexta presentó la historia de las adquisiciones de Oracle y la octava hablará de los retos y dará recomendaciones a los usuarios.

El riesgo de Oracle

El punto es que con poco efectivo o un aumento en la deuda y posibles resultados decepcionantes en el futuro (gracias a otras adquisiciones probables), Oracle puede volverse vulnerable y hasta puede convertirse en blanco de alguna adquisición. Actualmente, parece que Oracle tiene el control y que actúa desde una postura fuerte. Tiene $9,200 millones de dólares en efectivo y, siendo realistas, no es probable que se convierta en el blanco de alguna adquisición, ya que su presidente y director general fundador sigue manteniendo la mayoría de la propiedad. Además, las agencias de crédito no han cambiado las calificaciones de la empresa y para ellas sigue siendo fuerte, a pesar de su deuda de $10,000 millones. Sin embargo, es probable que Oracle esté apostando todo su negocio a esta adquisición. Una vez que termine la operación, sus grandes reservas de efectivo podrán verse dañadas, pero espera poder rellenar la deuda en dos años gracias a trimestres rentables y las mejores oportunidades que le traerá la gran base instalada. Pero, por primera vez, Oracle trabaja con números rojos en el capital tangible de los accionistas.

Sin embargo, Oracle ya no es la misma empresa que era cuando realizó otros cambios a principios de los noventa. Ahora es mucho más madura y goza de una posición financiera antigua e impecable y de una plataforma en el liderazgo de sus productos. Oracle E-Business Suite está formado ahora por una cartera de aplicaciones más amplia y estable, que está construida sobre un modelo común de datos, además de que la empresa acaba de definir procesos internos que la fortalecen y le dan una mejor capacidad de respuesta a los problemas de los clientes.

El mejor ejemplo de ello es su transición de las declaraciones radicales acerca de la adquisición, como la forma en que proclamó detener la familia de PeopleSoft en seco, para llegar a una oferta más suave para seguir dando soporte a los productos principales de PeopleSoft durante diez años (aunque deje de comercializar el software adquirido). Oracle dio este cambio debido a la presión que recibió por parte de los clientes de PeopleSoft y de acuerdo a los consejos del copresidente Chuck Phillips, el diplomático que contrató Oracle de la banca de inversión Morgan Stanley en 2003 para realizar sus planes de expansión.

Parece que el servicio a clientes y el enfoque de Oracle han aumentado de forma importante a partir de la contratación de Phillips, quien aparentemente ha logrado llenar el vacío que dejó el antiguo y bien respetado presidente Ray Lane (consulte How Detrimental Can a 2nd-In-Charge's Departure Be?). El nombramiento de John Wookey como vicepresidente senior de desarrollo de aplicaciones tuvo el mismo efecto. Este nuevo realismo y la comunicación favorable de los superiores de Oracle han aligerado el ambiente de la base instalada y han enfatizado la seriedad con que Oracle toma el negocio de las aplicaciones.

¿Qué pasa con IBM y Microsoft?

Por otro lado, la adquisición pretende promover la base de datos, el middleware y las herramientas de desarrollo de Oracle, que representan una parte mayor de sus ingresos que lo que representa su negocio de aplicaciones. Oracle e IBM son competidores feroces en ese segmento, pero en septiembre pasado, PeopleSoft se alineó más con IBM. Cerró un trato de cinco años por mil millones de dólares para incorporar WebSphere, las ofertas de middleware y herramientas de IBM, en las aplicaciones de PeopleSoft, tratando a IBM DB2 como su base de datos preferida. Ahora, con la adquisición que realizó Oracle de PeopleSoft, la relación con IBM parece haber muerto y, a largo plazo, uno de los objetivos clave de Oracle en el negocio de PeopleSoft puede ser migrar las líneas de productos de PeopleSoft y J.D. Edwards a la tecnología Oracle.

Al igual que Microsoft, IBM tiene los recursos para comprar a cualquier vendedor de aplicaciones empresariales, pero ¿querrá enfrentar lo que implica dicha acción, como sociedades tensas, donde cualquier socio de vendedores de aplicaciones se convierte en competidor? ¿Está preparado para tratar con las competencias inevitables dentro de su división de consultoría de servicios globales? Por otro lado, ¿puede quedarse quieto mientras sus grandes bases instaladas de DB2, WebSphere, Lotus Domino, iSeries, etc. dentro de PeopleSoft y J.D. Edwards se convierten a Oracle?

De cualquier forma, todavía hay esperanzas para IBM, quien, junto con BEA y algunos proveedores de software libre como Jboss, sigue siendo probablemente la única plataforma principal de servidores de aplicaciones independientes y “agnósticas de los vendedores”. IBM WebSphere seguirá siendo atractivo para todos los vendedores independientes de software que teman que SAP y Oracle (sin mencionar Microsoft Business Solutions) extienda el alcance de sus aplicaciones. Y, si la popularidad de WebSphere sigue creciendo, Oracle deberá dar soporte a los clientes recién adquiridos que exijan soporte para la plataforma.

Asimismo, Oracle podría usar los productos de J.D. Edwards (e indirectamente de IBM) para penetrar más el mercado medio. Al menos, Oracle ha estado en conversaciones con Quest, el grupo que promueve J.D. Edwards, como PeopleSoft no fue capaz de hacer. Pero el soporte continuo a la base de datos IBM DB3 es de particular interés para los 3,000 usuarios de J.D. Edwards World, debido a las raíces que ha tenido en los sistemas de rango medio IBM AS/400 e iSeries. iSeries viene con su propia versión de DB2 y Oracle ni siquiera ofrece una versión de Oracle Database 10g para iSeries. Esto demuestra que este gran mercado sigue siendo desconocido y que Oracle deberá mantener alguna relación con los usuarios de World y con IBM para poder entender qué se ha hecho al producto y cómo seguir adelante.

Al final, IBM y su grupo de consultoría de varios socios seguirán teniendo oportunidades de integración en el mercado de las consolidaciones. Las adquisiciones sólo aumentan la necesidad de tener parches de integración y middleware, e IBM ayudará con gusto en esta área. IBM, más que Oracle o SAP, se ha convertido en el amo de la infraestructura de middleware y la consultoría en los segmentos verticales de la industria con WebSphere, el sistema de gestión empresarial Tivoli o las herramientas de desarrollo de software Rational.

Oracle no quiere deshacerse de los antiguos sistemas de J.D. Edwards. Con frecuencia sucede en el sector de TI que los archienemigos tienen alianzas constantes en áreas que les acomodan a ambos. El mejor ejemplo es el caso de SAP e IBM, quienes prácticamente compiten en el frente del middleware con NetWeaver y WebSphere, pero IBM es la práctica de consultoría más grande del mundo de SAP, con ingresos anuales de varios miles de millones de dólares.

Con esto concluye la séptima de ocho partes que conforman esta nota.

La primera parte detalló el evento; la segunda presentó la respuesta competitiva de SAP y Microsoft; la tercera detalló cómo la competencia involucra la infraestructura; la cuarta revisó la realidad; la quinta habló de lo que Oracle puede ganar; la sexta presentó la historia de las adquisiciones de Oracle y la octava hablará de los retos y dará recomendaciones a los usuarios.

Acerca de los autores

Olin Thompson es director de Process ERP Partners. Cuenta con más de 25 años de experiencia como ejecutivo en la industria de software. Se le conoce como “el padre del ERP de procesos” y escribe y da conferencias sobre temas de obtención de valor a partir de ERP, SCP, e-commerce y el impacto de la tecnología en la industria.

Se le puede encontrar en Olin@ProcessERP.com

Predrag Jakovljevic es director de investigación de TechnologyEvaluation.com (TEC) y se enfoca en el mercado de aplicaciones empresariales. Cuenta con cerca de 20 años de experiencia en la industria de la fabricación, incluyendo varios años como usuario privilegiado de TI/ERP. También ha trabajado como consultor/implementador y analista del mercado. Tiene un título en ingeniería mecánica de la Universidad de Belgrado, en Yugoslavia y la certificación en gestión de la producción y el inventario (CIRM) de APICS.

 
comments powered by Disqus