El miedo a lo desconocido, el arte de la guerra y la competitividad




“Al conocimiento se debe ir como a la guerra, despierto, con miedo, con respeto y con absoluta seguridad. Ir al conocimiento o a la guerra de cualquier otra forma, es un error y quien lo cometa, vivirá para arrepentirse.” Traducción de The teachings of Don Juan, Carlos Castaneda.

Es una reacción natural del ser humano temerle a aquello que no conoce. Tal vez, estos sentimientos se disparan en una reacción auto-protectora y cierta necesidad de mantener el statu quo, para conservar sentimientos de una seguridad artificial. Sin embargo, este acto de negación de una realidad cambiante, está lejos de procurar sentimientos reales de seguridad; por el contrario, hace más inseguros a quienes por miedo no se atreven a investigar la causa de dicho sentimiento. Si miramos el miedo de otra manera o con otros lentes, podríamos pensar en él como un aliado; es decir, un sistema de defensa que nos alerta sobre cierta debilidad y la consecuente necesidad de identificarlo, entenderlo y manejarlo. Para este proceso se requiere admitir -un verbo subutilizado en la actualidad- que lo que estamos haciendo en el momento no es necesariamente lo mejor, así lo creamos racionalmente. Admitir nuestras debilidades no es fácil, pues produce sentimientos equivalentes a la desnudez pública.

Por lo tanto, “ante necesidades inminentes, decisiones urgentes” queriendo con ello decir, que es fundamental para muchos empresarios latinoamericanos de mercados en crecimiento estar siempre alerta, aunque con miedo a todas las variaciones del mercado; y en una búsqueda perpetua de la mejor manera de lograr su objetivo, dados los medios con los que cuenta. Aquí podríamos aplicar el fundamento jurídico por el cual la ley no tiene en cuenta la falta de conocimiento por parte del individuo, ya que conocerla es su responsabilidad civil.

Hemos tratado aquí un punto importante que se refiere a la necesidad de los consumidores, definidos aquí como los empresarios quienes toman las decisiones, de buscar fuentes fiables para informarse. El segundo punto a tratar se orienta a la guerra de mercados o competitividad que deben enfrentar todos los actores del mercado.

Microsiga y el Arma del Conocimiento

Una empresa competitiva una vez que ha identificado el problema como lo ha hecho Microsiga, no puede más que utilizar las mejores armas que tiene para defenderse con propiedad. El arma en esta guerra, ha sido precisamente el conocimiento. En una entrevista con Jorge Buitrón de Microsiga, él nos compartió que uno de los mayores retos que la empresa ha enfrentado en el mercado es el de educar a los posibles usuarios de software y darles a conocer de forma práctica las ventajas de integrar los diferentes departamentos de una empresa en crecimiento por medio de aplicaciones como planificación de recursos empresariales (ERP), o cualquier otra solución de software que se haya diseñado para los requisitos dados a un ambiente específico de producción. Es difícil pensar en un sistema de producción significativo para cualquier mercado que no requiera de ningún tipo de producto de software en algún punto de su sistema funcional.

Microsiga decidió recopilar su experiencia de muchos años en la implantación y diseño de soluciones como ERP, recursos humanos (RRHH), entre otras, en un libro que le explica al empresario de qué se trata y para qué sirve este software en los procesos productivos, desde un punto de vista objetivo. El libro se titula Gestión Empresarial con ERP.

Es de conocimiento general que en el mundo económico de hoy, es fundamental el acceso a información actual, para tomar la decisión correcta. “La palabra de orden en las empresas que están pasando por esta exigencia del mercado es “KEEP MOVING”. Y a ésta le hemos incorporado el “BUT FAST”. Si antes se podía avanzar, reducir, parar y avanzar nuevamente, ahora el movimiento debe ser constante y continuo: avanzar, avanzar más, avanzar más rápido.” (pág.18).

En esta medida, estas aplicaciones de software permiten al empresario acceder a la información de cualquiera de sus departamentos en tiempo real, con la posibilidad incluso de generar todo tipo de reportes fundamentales en la toma de decisiones y permitiendo la comunicación directa entre los diferentes procesos de producción. Así los departamentos de contabilidad y finanzas pueden tener acceso, por ejemplo, a los diferentes inventarios dentro del proceso de producción, y realizar en tiempo real, apreciaciones del estado de todos los factores de su proceso y concretar así sus diferentes planes a corto, mediano y largo plazo.

Jorge Buitrón nos dijo que la empresa ha invertido grandes recursos y tiempo en un proceso que según ellos es fundamental a la hora de competir. En todo el proceso se percataron de la necesidad primordial de educar al principal usuario potencial de software, quien es definitivamente el gobierno.

Sembrando la semillas de la competencia

Con el objetivo de apoyar el desarrollo de software “en casa”, algunos gobiernos latinoamericanos han creado programas de apoyo a esta industria y de soporte informativo y económico, para quienes desean integrarlos en sus empresas. Este es el caso de México, donde por medio del programa “Fondo Prosoft” (Programa para el desarrollo de la industria de software) se pretende incentivar la inversión en el sector, contribuir con la educación y el entrenamiento del personal, promover el desarrollo de políticas de protección y promoción del mercado local, además de fomentar la contribución monetaria. El gobierno juega así un papel de suma importancia tanto con la empresa que desarrolla el software, como con el usuario de dicha tecnología.

Además de ser uno de los principales consumidores del mercado, el gobierno hace las veces de mediador entre las empresas que constituyen la demanda de software y las empresas productoras (oferta), ya que es él quien por medio del uso puede contribuir a la educación y asimilación de estas tecnologías en las pequeñas y medianas empresas (PYME). Además, el gobierno es quien puede implementar políticas a futuro por medio del ministerio de educación y de comercio entre otros, y contribuir con la capacitación de mano de obra que requiere el mercado; porque aunque el ciudadano deba conocer la ley como lo decíamos anteriormente, es el gobierno quien debe facilitar los medios para dicho conocimiento.

Para contribuir al crecimiento de una industria y generar un ambiente competitivo, se necesita, además de cierta política proteccionista, implementar políticas que generen el ambiente y las condiciones apropiadas que el evento requiere. El objetivo final debe siempre estar en mente para no perderse en las múltiples decisiones que se toman día a día, y poder así desarrollar las ventajas competitivas que se han visualizado en el mercado. Problemas siempre hay, y resolverlos es parte de la existencia diaria de una empresa o de un individuo, por ello los empresarios deben motivarse a sí mismos a buscar nuevas soluciones a sus problemas en lugar de desear mantener el statu quo. Este hecho es prioritario tanto para el gobierno, como para las empresas productoras y comercializadoras que desean competir.

Fin del juego

La historia nos ha demostrado que el concepto de ventajas competitivas está en constante cambio y aunque se ha intentado listar cierto número de características tales como el servicio, la diferenciación del producto, etc., la enciclopedia libre Wikipedia, hace una muy buena definición en las siguientes líneas: “La lista de ventajas competitivas potenciales es muy larga. Sin embargo, hay quien opina que en un mercado tan cambiante no existen realmente ventajas competitivas que se puedan mantener durante mucho tiempo. Se dice que la única ventaja competitiva de largo recorrido es que una empresa pueda estar alerta y sea tan ágil como para poder encontrar siempre una ventaja…”

Por supuesto, esto incluye la habilidad de explotarla a su máximo beneficio por el tiempo que ella dure. Al hallar una ventaja o arma que nos sirve para combatir cierto problema o alcanzar cierto propósito, no debemos bajar la guardia y pensar que el problema ha sido solucionado. Por el contrario, se debe estar aún más alerta para enfrentar el siguiente. En la vida, en la guerra y en los negocios siempre habrá problemas que resolver, realidades que enfrentar; y por medio de estos enfrentamientos es que podemos crecer a nivel personal o empresarial.

 
comments powered by Disqus