Finalmente, una implementación de RFID completa




Para que una implementación de un sistema de identificación por radio frecuencia (RFID) tenga éxito, la organización que la realiza debe llevar a cabo una serie de etapas y darles seguimiento. Si desea conocer más sobre las etapas iniciales de un proyecto de RFID, consulte ¿Conoce la identificación por radio frecuencia?, Cómo inspeccionar el lugar donde se hará una instalación de RFID, Los primeros pasos de la implementación de un sistema de identificación por radio frecuencia y Las cuatro etapas de la implementación de un sistema de RFID.

Etapa cuatro: Implementación

Nos acercamos al último tramo. Los factores que tomamos en cuenta durante las etapas iniciales de planeación nos han permitido tener una solución completa. Si bien la tercera etapa de la implementación de un sistema de RFID implica crear una versión restringida del ambiente de producción (que incluye los datos y el equipo correcto), en la cuarta etapa se lleva a cabo la implementación final. Hay que diseñar un plan de implementación adecuado para garantizar el éxito, y dentro del marco de dicho plan hay que crear un plan de implementación de emergencia; llevar a cabo la programación del hardware, el software y los recursos de TI; asegurarse de tener al proveedor listo para actuar e identificar soluciones alternativas para los problemas que puedan surgir.

Los siguientes son los pasos necesarios para finalizar satisfactoriamente el proyecto de implementación del sistema de RFID: validación, captura de datos, gestión de redes y dispositivos y traslado.

Validación

La validación implica una correlación. Al incluir la validación de datos en el equipo de impresión, la organización puede establecer una correlación con el número máximo de lecturas de códigos de barras. El sistema podrá revisar, sin necesidad de intervención manual, si se han leído los datos correctos de la etiqueta, y comparar dichos datos con la base de datos correspondiente que contiene la información sobre el código electrónico de producto (EPC). En caso de discrepancia, el sistema hará un respaldo automáticamente y cancelará la etiqueta errónea. Entonces imprimirá una etiqueta de reemplazo –el codificador (la impresora) se encarga de ello.

Captura de datos

La captura de datos es un elemento esencial para la visibilidad de la cadena de suministro. La capacidad para dar seguimiento a los datos, la ubicación de los productos, los productos que están en tránsito y los bienes que forman parte de un pedido, así como la capacidad para ver cantidades unitarias en cada una de estas categorías, son de gran valor. Estas capacidades pueden traducirse en información financiera precisa, predicciones educadas sobre la oferta y la demanda y una planeación eficaz que fomentará una estrategia esbelta para el inventario. Al aumentar la cantidad de datos obtenidos en tiempo real, los clientes pueden tener una experiencia más completa, ya que los usuarios tendrán la información correcta a la mano y estarán así listos para atender las solicitudes de los clientes.

La captura de datos mediante RFID permitirá tener una visibilidad inmediata de las actividades de la cadena de suministro, facilitará mejoras a la planeación de la demanda y las proyecciones de ventas y será de ayuda en la toma de decisiones de compras. Cuando los datos EPC se hayan integrado a la base de datos, serán una fuente de información en tiempo real y de la información sobre las ubicaciones y los lotes que puede identificar y localizar ciertos productos en cualquier punto de la cadena de suministro. De acuerdo a las mejores prácticas, es recomendable usar tecnología tanto de códigos de barras como de RFID, ya que se complementan. Por un lado, los códigos de barras ofrecen un medio de identificación, y por otro, la RFID de reconocimiento óptico en 2D utiliza ondas de radio para dar información específica sobre el contenido de un paquete.

A continuación presentamos un esquema de un producto EPC, que obtuvimos de http://www.EPCGLOBALna.org:

Código encabezado: Este es el primer componente (3 dígitos) del EPC, y le indica al lector o al interrogador cómo analizar los bits (cómo descifrar el resto) del número EPC.

Número de administrador de EPC: Es el segundo componente del EPC e indica qué empresa u organización tiene la autoridad sobre un grupo de productos o artículos que están en la cadena de suministro (como el prefijo de la empresa en el sistema GS1). Hay que notar que los números de administrador de EPC se asignan únicamente a los usuarios.

Clase del objeto: Es el tercer componente del EPC y describe una categoría de artículos que están en la cadena de suministro (como la referencia a un artículo o la unidad de mantenimiento de existencias [SKU] en el sistema GS1).

Número de serie: Se trata del cuarto componente del EPC y es crítico para la lectura y la numeración de las etiquetas. Cada empresa debe encargarse de seleccionar cómo asigna los números de serie (es decir, cada una de las instancias de la clase de objeto que lo precede).

Cuando se ha asignado un número de administrador de EPC, EPCglobal US se asegurará de está registrado dentro del Servicio de Nominación de Objetos (ONS, por sus siglas en inglés). Con esto se garantiza que los asociados comerciales tienen acceso a los datos del producto a través de la red de EPCglobal.

Gestión de redes y dispositivos

El software middleware tiene dos propósitos fundamentales: 1) administración de los datos y los dispositivos de hardware y 2) integración con otros sistemas. Tiene también otras funciones, como reunión, procesamiento e interpretación de datos. El software de middleware contiene guías que se dividen en componentes de base para analizar los datos. Los tableros de control gráficos son comunes en este tipo de software, ya que identifican cada una de las partes del código y después las consolidan. La información utiliza el ONS para comunicarse con los asociados comerciales externos, y también alimenta los datos de RFID reunidos a otros sistemas.

El hardware físico se convierte en parte de la infraestructura de la red, y por lo tanto, debe apegarse a las mismas políticas de mantenimiento y servicio que se aplican a la red actual. Según las mejores prácticas, hay que definir la forma en que se manejarán los datos en la red, y definir los dispositivos que se usarán en la implementación del sistema de RFID (generalmente se usa la metodología de la Biblioteca de Infraestructura para Tecnología de la Información [ITIL]). Una solución de middleware que forma parte de la infraestructura de la red representa una buena opción, porque ayudará a interpretar los datos y supervisará el hardware en caso de que haya un fallo que pueda afectar las operaciones. Si llegaran a haber fallos, es posible enviar alertas a la persona que podrá resolver el problema.

Si se selecciona un middleware, la organización debe contar con los recursos internos suficientes para interpretar los datos, entender el impacto que tienen los datos en la cadena de suministro y entender las ventajas de esta visibilidad nueva. En este caso, el recurso interno puede ser una estrategia que represente un costo más elevado. Si no hay recursos internos disponibles, una opción puede ser subcontratar esta operación. Existen muchos integradores de RFID que ofrecen análisis e interpretación de los datos, y que hasta pueden alojar las soluciones de middleware (consulte Apretar la cadena –estrategias para recortar los costos de la cadena de suministro); esta es la otra solución, y generalmente es más costosa. Normalmente, el analista comercial puede interpretar y corregir los datos si es necesario. Las mejores prácticas recomiendan contar con procedimientos predefinidos para resolución de problemas. La persona de TI debe contar con los derechos administrativos para seleccionar, corregir y volver a emitir los datos, y para procesarlos o reenviarlos al asociado comercial en caso de que haya algún problema con ellos.

Traslado

Existe una práctica común que reduce el riesgo, y se trata de operar cada sistema en paralelo. Es muy probable que el sistema que actualmente se encarga de dar seguimiento sea un sistema de códigos de barras; dicho sistema debe funcionar correctamente para que no se interrumpan las operaciones de la empresa. Entonces, al agregar el sistema de RFID a la red, la organización debe introducir la funcionalidad nueva para los proveedores y los artículos en etapas. Cuando todo el sistema esté funcionando “en vivo”, la organización debe seguir supervisando el componente nuevo del sistema y debe agregar tareas, artículos y procedimientos al sistema de red de manera gradual. Con esto será más fácil identificar dónde hay un error y solucionarlo.

De acuerdo a las mejores prácticas que recomienda la metodología del Project Management Institute (PMI), hay que diseñar un plan de traslado. Algunos de los puntos débiles en una organización son la falta de comprensión de los problemas empresariales y de la forma en que TI puede resolverlos. Muchas veces, el departamento de TI y la empresa tienen puntos de vista distintos sobre el mismo problema, y rara vez se ponen de acuerdo para tratar de resolverlo.

Uno de los obstáculos más comunes para las empresas es que los ambientes que construyeron no son iguales a sus ambientes de producción actuales. Otro es que algunas veces las versiones del software que se usa en el ambiente de pruebas son distintas a las versiones que se usan en producción, de manera que es más difícil resolver los problemas. Todo esto genera confusión, ya que los sistemas no reaccionan como lo hicieron durante las pruebas. En caso de que se presente un problema, resulta difícil determinar la causa y saber qué hay que hacer para corregirlo. Al decidir cómo resolver los problemas, la organización debe tomar en cuenta la solución que se apegue a prácticas de TI y principios contables sensatos, y debe tratarse de una solución que trate el aspecto operativo del problema.

Un plan basado en las mejores prácticas debe abarcar los puntos siguientes:

  1. Capacitar a los empleados para que sepan cómo usar el sistema nuevo y adquieran algunas técnicas de resolución de problemas de aprendizaje.

  2. Operar los sistemas en paralelo para reducir los riesgos.

  3. Asegurarse de que la implementación restringida piloto funcionó de manera que haya representado el ambiente de producción actual, con la información maestra sobre los proveedores y los artículos que forman parte del ambiente de producción.

  4. Decidir si la organización va a utilizar el sistema “en vivo” en toda la empresa o por departamento.

  5. Contar con los recursos correctos en el sitio para dar soporte al hardware y el software, o al menos asegurarse de que están disponibles por teléfono o correo electrónico.

  6. Tomar en cuenta el impacto en los demás sistemas. ¿Hay interfaces que deban apagarse y volverse a encender? De ser así, ¿qué usuarios se verán afectados?

  7. Respaldar siempre el sistema antes de empezar el funcionamiento “en vivo”, incluso la aplicación y la base de datos.

  8. Poblar la base de datos con la información correcta, tanto de los artículos como de los proveedores.

  9. Habilitar a los asociados comerciales y pedirles que estén listos en caso de que surjan problemas imprevistos.

  10. Formular y documentar procedimientos de resolución de problemas con anticipación, para que se puedan implementar rápida y eficazmente y permitan mantener la integridad de los datos.

Estos pasos forman la base de un plan de traslado. Este es el paso final de la implementación, de manera que lo siguiente debe ser arrancar el sistema para lograr la integración completa.

Conclusión

Esta guía le da un resumen de cómo implementar un sistema de RFID e incluye los detalles de los pasos específicos que se requieren para hacerlo. Hemos presentado un resumen de la tecnología, las tareas de preparación y las cuatro etapas esenciales, y todo esto debe servir como base para implementar un sistema de RFID en una organización.

Para empezar, debe examinarse si la organización se puede adaptar a un sistema de RFID y hay que definir la tecnología. Antes de pasar a la implementación, hay que recorrer los pasos preparatorios de inspección del sitio y selección de los asociados comerciales.

Lo siguiente es crear un ambiente de desarrollo y probar distintas situaciones de operación (la primera etapa), y esto incluye verificar tres áreas vitales para tener una implementación exitosa: la colocación de las etiquetas, las velocidades de lectura y las ubicaciones del hardware.

Gran parte de las pruebas iniciales se llevan a cabo en la segunda etapa, ya que lo que se descubra aquí podrá aplicarse en los pasos siguientes de la implementación. Durante esta etapa se examinan las integraciones de los sistemas, las interfaces y los flujos de trabajo.

En la tercera etapa –la etapa piloto- se explican las tareas detalladamente, se proporciona una lista como preparación para la etapa final y se sugieren soluciones alternativas a los problemas más comunes de RFID.

La cuarta etapa –la etapa final- comprende la validación, las pruebas a los datos y la gestión de redes y dispositivos, además de que examina la formulación del plan de traslado.

Esta guía puede ser una herramienta para maximizar el potencial que tiene una empresa para alcanzar el éxito en su proyecto de RFID.

Glosario

Análisis de espectro: Se refiere a un rango de valores de una cantidad o un conjunto de cantidades relacionadas. Son mediciones de las ondas de radio y la frecuencia de emisión.

Auto-ID, AIDC: Identificación automática. Generalmente es la captura de información automática que lleva a cabo algún tipo de equipo electrónico, como un escáner, un tapete biométrico, una cámara, etc.

Bandas de frecuencia:

Banda Frecuencia Rango de lectura Notas
Baja frecuencia (LF) 100–500 kHZ Hasta 50.8 cm Control de acceso, identificación de animales y llaves para los vehículos.
Alta frecuencia (HF) 13.56 kHZ Hasta 1 m Control de acceso, tarjetas inteligentes, bibliotecas con etiquetas en los artículos y vigilancia electrónica de los artículos.
Ultra alta frecuencia (UHF) 866–956 MHZ La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) permite más de 6 m a 915 MHz. El rango a 866 MHz es cerca del 10 por ciento menor que a 915 MHz. Uso en cadena de suministro, manejo de equipaje y cobro de peaje. Wal-Mart acepta etiquetas RFID en este rango.
Microondas 2.45 GHZ Hasta 3 m Seguimiento de los artículos y cobro de peaje.

Codificador: Un lector y una antena que se incluyen en una pequeña impresora de etiquetas para escribir la información de RFID en las etiquetas.

Difusión: La difusión se refiere a las ondas electromagnéticas que refleja y propaga un objeto.

EAN: Número europeo de artículo. Es la versión europea de un código de barras. Se trata de un código de 8 ó 13 dígitos que usaban originalmente las empresas fuera de América del Norte para identificar sus productos como a ellas mismas de forma única en el mundo.

Etiquetas activas: Estas etiquetas tienen un transmisor incorporado (que generalmente funciona con una batería), que emite una señal constantemente, con un rango de lectura de 30m o más. Clases EPC 3 y 4. Cuentan con su propia fuente de poder y son costosas.

Ruido electromagnético ambiental: Se refiere a la interferencia externa que puede afectar las frecuencias de radio dentro del sistema de RFID. Este ruido es la interferencia de radio o microondas que crea el equipo eléctrico o de radio existente.

Sistema de BI: Sistema de business intelligence. Es un sistema que generalmente contiene toda la información corporativa.

EPC: Código electrónico de producto. Es un código que identifica el fabricante o la categoría de un artículo. Este código también identifica el número de artículo único del producto.

EPCglobal: EPCglobal es una empresa conjunta de EAN International y el Uniform Product Council (UCC), que representa 100 organizaciones miembro en el mundo. EPCglobal cuenta con el respaldo de la UCC y de EAN International, los dos cuerpos principales encargados de supervisar las normas para códigos de barras.

Etiqueta: La etiqueta de RFID está formada por un microchip y una antena flexible guardada en una incrustación cubierta de plástico.

Etiqueta defectuosa: Es una etiqueta que no puede leerse desde una distancia normal.

Etiqueta inteligente: Es una etiqueta que contiene una etiqueta de RFID. Se le llama “inteligente” porque puede almacenar información como un número de serie único, y se comunica con el lector.

Etiqueta MH10: Un formato de etiqueta que se usa mucho en menudeo. Es uno de los estándares más populares para etiquetas con el código de barras UCC128, que se usa para identificación. La mayoría de las grandes tiendas minoristas, como Wal-Mart, Target, Sears, etc., usan esta forma de identificación. Este tipo de etiqueta se convertirá en tecnología complementaria que se usará con RFID para obtener las ganancias máximas.

Etiquetas pasivas: Son etiquetas de RFID que se activan con las ondas electromagnéticas de un lector. No tienen transmisores incluidos y tienen un rango de lectura de 3 a 8 metros.

Etiqueta WORM: Etiqueta de una escritura, varias lecturas. Usa un tipo de memoria que no es volátil y en la cual sólo se puede escribir una vez, generalmente justo antes de aplicarla a un producto o un contenedor. La información es de “sólo lectura”. EPC clase 0+ y UHF de segunda generación.

FFCA: Análisis del ciclo de Faraday completo. Un método para reunir información de análisis de la frecuencia que depende del tiempo. También se conoce como inspección del sitio para RFID.

Generador de señal: Un dispositivo que genera señales de RF en frecuencias, fortalezas y duraciones predefindas. Se conecta a una antena dipolo de ¼ de longitud de onda mediante un cable coaxial; transmitirá el campo de RF generado.

GTIN: Número mundial de artículo comercial. Un término genérico que se usa para describir toda la familia de estructuras de datos UCC y EAN para los artículos comerciales.

HF: Alta frecuencia. Se refiere a ondas de radio de 13.56 kHz de alcance.

Sistema anfitrión: Una computadora que opera aplicaciones de software que interactúan con la RFID y otros dispositivos, como los sistemas de gestión del almacén (WMS).

LF: Baja frecuencia. Se refiere a ondas de radio de 100-500 kHz de alcance.

Lector: También se conoce como interrogador, y se comunica con las etiquetas RFID y pasa información en formato digital al sistema informático.

Metodología del PMI: Metodología del Project Management Institute. Una metodología de control de proyectos que usa el PMBOK (project management body of knowledge).

Middleware: El middleware es la interfaz necesaria entre el interrogador y las bases de datos y el software de gestión de la información que tiene la empresa.

ONS: Servicio de Nominación de Objetos. Permite identificar y comunicarse con los asociados comerciales externos.

RFID: Identificación por radio frecuencia.

RF: Radio frecuencia.

UCC: Uniform Code Council. Esta organización tiene sus oficinas en los Estados Unidos y maneja el sistema UCC.EAN, incluso el Código Universal de Producto de los Estados Unidos y Canadá.

UHF: Ultra alta frecuencia. Es una de las bandas de frecuencia de RFID, y generalmente está entre 300 MHz y 3 GHz. El ancho de banda y el rango son buenos. Las ondas UHF no penetran bien los materiales y necesitan más poder que las frecuencias más bajas para poder ser transmitidas por encima de cierto rango.

WMS: Sistema de gestión de almacén.

Zona de interrogación: El área física a través de la cual se propagan las ondas de radio.

Referencias

EPCGlobal. Glosario, Versión 6.0, Mayo de 2005.
http://www.EPCGLOBALna.org

Kleist, Robert A. Chapman, Theodore A., Sakai, David A. 2004. Rfid Labeling: Smart Labeling Concepts & Applications for the Consumer Packaged Goods Supply Chain. Winsconsin: Banta Book Group.

Sweeney, Patrick J. 2005. RFID for Dummies. New Jersey: John Wiley & Sons Publishing.

Con esto termina nuestra serie sobre implementación de un sistema de RFID, ¿Conoce la identificación por radio frecuencia?

Si desea obtener más información y empezar su propia comparación de soluciones, visite el

Centro de evaluación de sistemas de identificación por radio frecuencia (RFID) de TEC

 
comments powered by Disqus