Inicio
 > Informes e investigaciones > Blog de TEC > ¿Qué impacto tiene el mantenimiento esbelto en l...

¿Qué impacto tiene el mantenimiento esbelto en la confiabilidad? Las lecciones y las prácticas de excelencia

Escrito por: Ricky Smith
Publicado: julio 12 2005

¿Qué es el mantenimiento esbelto?

La fabricación esbelta, el mantenimiento esbelto y todo el concepto “esbelto” han tenido mucho éxito, pero no han logrado los resultados esperados. Los fallos en el mantenimiento esbelto se deben a muchas causas, pero la principal es la falta de enfoque en la confiabilidad. Para entenderlo, primero es necesario definir lo que es el mantenimiento esbelto.

El mantenimiento esbelto es una operación de mantenimiento proactivo que utiliza actividades planeadas y programadas de mantenimiento a través de las prácticas de mantenimiento total productivo (TPM). Asimismo, utiliza estrategias de mantenimiento desarrolladas mediante la aplicación de una lógica de decisiones para el mantenimiento centrado en la confiabilidad (RCM) y es una práctica común de los equipos de acción que tienen autoridad (una dirección propia) y que usan el proceso 5s, los eventos semanales de mejoras Kaizen y el mantenimiento autónomo. El mantenimiento que realizan los técnicos con múltiples habilidades se efectúa gracias al uso de un sistema de órdenes de trabajo y un sistema de gestión del mantenimiento (CMMS) o de gestión de los activos de la empresa (EAM). El equipo recibe apoyo por parte de un almacén de organización de reparación del mantenimiento o un mantenimiento esbelto distribuido que le proporciona las piezas y los materiales de acuerdo a un sistema just-in-time (JIT), con el respaldo de un grupo de ingeniería de mantenimiento y confiabilidad que realiza el análisis de las causas de los fallos (RCFA), de las piezas que fallan, de la eficiencia de los procedimientos de mantenimiento, del mantenimiento condicional y de los resultados de la supervisión de las condiciones.

La definición de mantenimiento y confiabilidad

La mayoría de las empresas no pueden definir el mantenimiento esbelto. En la definición que presentamos previamente, podrá darse cuenta de que la confiabilidad es uno de los ingredientes clave de este proceso. Siempre he afirmado que sin confiabilidad, el mantenimiento resulta imposible. Cada uno de estos elementos es esencial para el otro y ambos están relacionados. Sin ellos, no puede tener capacidad.

Veamos las definiciones de mantenimiento y confiabilidad:

Mantenimiento: Efecto de mantener –mantener es no variar de estado.

Confiabilidad: Probabilidad del buen funcionamiento de algo.

Así, “sin mantenimiento no tenemos confiabilidad, y sin confiabilidad no hay mantenimiento”. Entonces, ¿cuáles son las fallas de la implementación del mantenimiento esbelto?

  1. Falta de enfoque. Hágales a los departamentos de operaciones y mantenimiento la misma pregunta: “¿Cómo debemos enfocar nuestros esfuerzos para mejorar el desempeño de las operaciones mediante principios esbeltos?” y obtendrá dos respuestas distintas. Al no utilizar una base técnica para evaluar el impacto que pueden tener los fallos de los activos, obtendrá muchas respuestas distintas que no tendrán ninguna relación con el impacto que tiene el cambio en el negocio.

  2. Falta de comprensión de la función de un activo. Las funciones requeridas y las normas relacionadas de desempeño del equipo no han sido definidas usando el enfoque en la confiabilidad de la capacidad, es decir el proceso RCM. Usted se dará cuenta de que, en la definición de mantenimiento esbelto, RCM es un componente clave para la definición de la función de un activo y las normas de desempeño relacionadas con él. En otras palabras, no sabemos cuáles son los requisitos para que un activo proporcione lo que la empresa necesita para lograr sus objetivos. He evaluado empresas que son realmente exitosas, y el común denominador entre ellas es la capacidad para definir las funciones y las normas de desempeño para sus activos clave. Sus programas de confiabilidad se enfocan en la capacidad que da importancia a las necesidades de la empresa.

  3. Falta de propiedad de la confiabilidad de los activos. Al implementar una estrategia esbelta, muchas empresas no incluyen el departamento de mantenimiento porque están convencidas de que este proceso es un proyecto de producción y se olvidan del mantenimiento, hasta llegar al punto en que se vuelve un problema. El mantenimiento proporciona los recursos técnicos que garantizan la confiabilidad de un activo, para cumplir con los objetivos de capacidad y del negocio de la empresa.

  4. Se utiliza el mantenimiento preventivo por tiempo en lugar del enfoque de la confiabilidad de la capacidad para concentrarse en lo que necesita un activo para cumplir con los objetivos del negocio y lo que implicará el proceso. El mantenimiento preventivo por tiempo puede hacer que el equipo deje de funcionar innecesariamente, y al realizarlo de forma invasiva, puede provocar fallos. Con frecuencia, los costos de mantenimiento son más altos de lo que debieran, debido a las prácticas de mantenimiento preventivo por tiempo.

  5. Procesos por el bien de los procesos. Las empresas se enfocan en cambiar el proceso de mantenimiento en lugar de usar esa misma energía para enfocarse en las necesidades de confiabilidad del activo. No quiero decir que no necesita un fuerte proceso de mantenimiento, pero si no comprende las necesidades de confiabilidad de un activo y le permite cumplir con los objetivos del negocio de una operación, ¿cómo podrá desarrollar un proceso de mantenimiento?

El enfoque de la confiabilidad de la capacidad

Entonces ¿qué puede hacer? Le recomiendo que siga estos pasos para alcanzar el éxito; los llamo el enfoque de la confiabilidad de la capacidad.

  1. Efectúe un análisis de la asignación de prioridades a los riesgos de sus activos. Este proceso ayuda a que la empresa se enfoque y obtenga resultados rápidamente. Esto, en un mundo esbelto, tiene mucho sentido. La asignación de prioridades a los riesgos de los activos define todos los activos de acuerdo a una clasificación relacionada con los objetivos que la dirección ha definido para la empresa. Este proceso le permite saber qué activos afectan más sus actividades y le permite calcular un retorno de su inversión como enfoque de la confiabilidad para la capacidad.

  2. Tome un activo a la vez, empezando por los activos que tienen un impacto mayor (de acuerdo a la asignación de prioridades a los riesgos). Identifique las funciones del activo, sus normas de desempeño (lo que esperamos que haga en su contexto operativo actual), los fallos funcionales y los modos de fallo que han surgido y que provocan los fallos funcionales.

  3. Identifique las tareas proactivas que deben realizarse para identificar un fallo potencial –una reducción de la confiabilidad del equipo que provoque un fallo funcional. Las tareas proactivas identifican el estado de confiabilidad de un activo para inducir una actividad que la restablezca –antes de que ocurra un fallo funcional. Recuerde que un fallo se define como “la incapacidad de un activo para hacer lo que los usuarios quieren que haga”. Algunas de estas tareas proactivas son:
    1. Supervisión por condiciones. Se puede realizar mediante dispositivos remotos, portátiles o a través de medios visuales.

    2. Mantenimiento condicional. Comprende supervisión de las vibraciones, ultrasónica y por rayos infrarrojos, entre otras.

    3. Mantenimientos condicionales por tiempo. Sí, son necesarios, pero deben realizarse después de que una evaluación de la confiabilidad ha detectado la necesidad.


  4. A continuación, debe determinar lo que hay que hacerle al activo para restablecer su confiabilidad, una vez que se ha reducido el equipo al punto en que se sabe que el fallo ocurrirá en un futuro cercano. Se puede hacer mediante un restablecimiento programado o, si las consecuencias del fallo son mínimas, se puede hacer funcionar el activo hasta que falle. La mayor parte del tiempo, esta no es una opción. Si no es posible definir una tarea proactiva aceptable, será necesario redefinir o rediseñar el activo (mediante tecnología nueva).

  5. Finalmente, promocione el éxito de este proceso de forma interna y externa, y continúe el proceso con el próximo activo, de acuerdo a lo que haya definido mediante el análisis de asignación de prioridades a los riesgos. Cuidado: si no es posible mantener el activo, es necesario recurrir al restablecimiento. Recuerde que no puede mantener un activo que no es confiable.

Por último, lograr este proceso garantizará el éxito del mantenimiento lean en su empresa a corto y a largo plazo. Asimismo, al realizarlo correctamente, podrá duplicar o cuadruplicar su retorno de la inversión.

Acerca del autor

Ricky Smith, profesional certificado en mantenimiento y confiabilidad (CMRP) y gerente certificado en mantenimiento de planta (CPMM), ha trabajado en más de 400 plantas en el mundo y cuenta con más de 30 años de experiencia en mantenimiento y confiabilidad, tanto en la práctica como en la consultoría. Es autor de varios libros, como Lean Maintenance (Mantenimiento esbelto), publicado por Elsevier Science Publishing Company. Actualmente trabaja para Ivara Corporation en Toronto, Canadá.

Se le puede localizar en ricky.smith@Ivara.com

 
comments powered by Disqus

Búsquedas recientes:
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Others