Inicio
 > Informes e investigaciones > Blog de TEC > Reglamentos y más reglamentos

Reglamentos y más reglamentos

Escrito por: Predrag Jakovljevic
Publicado: marzo 2 2007

La industria automotriz

Los problemas de calidad y seguridad en la industria automotriz se han convertido últimamente en más que un simple problema de cumplimiento con los reglamentos. Las empresas de este segmento se enfocan más en mantener la confianza de sus clientes, asegurarse de que tienen una cadena de suministro más competitiva y lograr un crecimiento rentable a pesar de las presiones que los fabricantes originales de equipo ejercen sobre los precios de la cadena de suministro.

Los fabricantes de equipo original y los proveedores que cuenten con sistemas de aplicaciones empresariales sólidos, orientados a la industria y listos para cumplir con los reglamentos, tendrán más probabilidades de lograr sus tan anticipados objetivos de calidad, es decir, cero defectos y cero accidentes de seguridad. Además, dichos sistemas de aplicaciones pueden ser lo que los fabricantes de equipo original, los proveedores y los concesionarios necesitan para reducir los costos de las garantías y asegurarse de que los vehículos son más seguros y menos costosos.

Si desea conocer más sobre los problemas de cumplimiento normativo en otras industrias, consulte las partes anteriores de esta misma serie: Cumplirás con los reglamentos, La ley Sarbanes-Oxley y la gestión de cadena de suministro, y La punta del iceberg.

Problemas de cumplimiento en la industria automotriz

Además de tener que cumplir con las normas y los protocolos de cada fabricante de equipo original, las empresas de este segmento de la industria deben apegarse a los últimos reglamentos clave para la industria automotriz, es decir, la Ley de documentación, responsabilidad y realce de productos de transporte con aviso de retiro del mercado (TREAD). Este reglamento exige más control y una mayor capacidad de rastreo de los componentes de seguridad automotriz, y pretende proteger la vida de los usuarios mediante la detección de los patrones de los fallos en las piezas automotrices.

Los reglamentos actuales exigen dos tipos de reportes. El primero reúne los datos relacionados con producción, quejas de los consumidores, reclamaciones de daños a la propiedad, ajustes de la garantía y reportes posventa. El otro implica información sobre las reclamaciones y los avisos de muerte o heridas. Los reportes establecidos por la Ley TREAD requieren que se realicen la gestión y el análisis de una enorme cantidad de datos (tanto estructurados como no estructurados). Asimismo, exige la integración con los sistemas de transacciones nuevos y legados. Lógicamente, una empresa que cuente con una plataforma de infraestructura sólida será capaz de cubrir estos requisitos de gobernabilidad y responsabilidad mediante datos a los que es fácil acceder para generar reportes y llevar a cabo análisis. Asimismo, dicha plataforma debe limpiar los registros de las auditorías de los sistemas de calidad crítica, aprovisionamiento y gestión de concesionarios.

De la misma forma, la especificación TS 16949 de la International Organization for Standardization (ISO) alinea las normas de calidad automotriz internacionales y define los requisitos del sistema de calidad para el diseño, la producción, la instalación y el servicio de los productos automotores. Esta sección de ISO hace énfasis en que las empresas deben asegurarse de que tanto las piezas como los procesos cumplen con los requistos de los clientes. Este enfoque en la calidad no se centra en la documentación, sino en la satisfacción de los clientes. Los proveedores deben demostrar la forma en que los procesos interactúan desde el principio hasta el final, incluyendo las etapas de la producción y la eficiencia general.

Por ejemplo, los usuarios deben poder automatizar los procesos de revisión que requieren el uso de mucho papel, usando un módulo (o una capacidad) de control de documentos. Estos módulos contienen herramientas que deben ayudar a los usuarios a visualizar los documentos clave en tiempo real, para que la gente adecuada pueda ver los documentos correctos en el momento en que se están modificando. Esta función debe actuar como control seguro de los documentos de toda la empresa, ya que éstos se almacenarían en bibliotecas seguras que pueden vincularse con el sistema de planificación de los recursos empresariales (ERP) y visualizarse a través de él. Al mismo tiempo, el sistema puede guardar las revisiones automáticamente, para que se pueda acceder a ellas más adelante.

Por lo general, dicho módulo usa una instancia de gestión del flujo de trabajo en un proceso de colaboración, procesamiento y aprobación por red y correo electrónico, que incluya soporte para el personal externo a la empresa. Esta instancia se encarga de notificar a los integrantes del equipo cuando surjan problemas que deben ser atendidos, usando mensajes de correo electrónico que contengan un hiperenlace que muestre la información del documento, los cambios y la aprobación. Al mismo tiempo, el mecanismo de seguridad subyacente debe controlar el rastreo de las ediciones, las notas y las ideas, usando medios de autorización y autenticación. Actualmente son cada vez más los fabricantes de automóviles que deben o deberán cumplir con las normas ISO y TS 16949.

Normalmente, estos requisitos se tratan usando las capacidades de gestión de la calidad y desarrollo e introducción de productos nuevos de las series de gestión del ciclo de vida de los productos (PLM). Dichas aplicaciones deben soportar los procesos de desarrollo de productos en colaboración, como planeación avanzada de la calidad del producto (APQP) y el proceso obligatorio de aprobación de pieza de producción (PPAP), tanto para los fabricantes de equipo original como para los proveedores.

Las empresas que quieran tener visibilidad de los procesos de calidad a partir de los componentes, pueden usar los módulos habilitados para APQP (que proporcionan algunos proveedores de ERP o PLM que se enfocan en la industria automotriz) junto con plantillas integradas para los requisitos automotores que se basan, por ejemplo, en los programas de Ford o General Motors (GM). Con esto, los usuarios deben poder vincular y manejar los documentos que se usan en el nivel de los componentes y que están relacionados con el proceso de APQP.

El artículo Failure Modes and Effects Analysis (FMEA) de DRM Associates explica el proceso de la forma siguiente:

Uno de ellos sería realizar el diseño de acuerdo a la metodología del Análisis del efecto de los modos de fracaso (FMEA) para analizar los posibles problemas de confiabilidad en el ciclo de desarrollo, donde es más facil actuar para resolver estos problemas, mejorando así la confiabilidad mediante el diseño. El análisis FMEA se usa para identificar los modos posibles de fracaso, determinar el impacto que tendrán en el funcionamiento del producto e identificar las medidas que servirán para reducir los fallos. Uno de los pasos más importantes es anticiparse a los fallos que puede sufrir un producto. Si bien es imposible anticiparse a todas las situaciones, el equipo de desarrollo debe formular una lista extensa de los modos posibles de fracaso.

Por ejemplo, debe ser posible acceder y mantener los estudios Gage R&R para identificar y reducir las variaciones en las mediciones, los estudios de capacidad, las instrucciones de instalación o los archivos y los formularios de diseño asistido por computadora (CAD) o fabricación asistida por computadora (CAM). Cuando se obtiene la información a tiempo, es posible reducir los esfuerzos de introducción de datos, identificar mucho antes si la calidad no está al nivel esperado y mantener contentos a los clientes.

Generalmente, un módulo habilitado para PPAP contiene las herramientas de planificación y control de la información de producción de las piezas, como la capacidad para delinear el proceso de muestreo, proporcionar puntos de revisión de adherencia a los planes y garantizar un proceso que puede fabricar producto constantemente y satisfacer o superar los requisitos de calidad de los clientes. Normalmente el módulo está directamente ligado a los artículos en inventario y la información de los clientes, además de que incluye un plan de control y capacidades de gestión y generación de reportes de análisis FMEA. Si desea obtener más información, consulte el artículo Mejorar la gestión de la calidad de la empresa mediante la solución de una sola base de datos de IQMS.

La importancia de la seguridad alimentaria

De forma similar a los requisitos de capacidad de rastreo de la industria automotriz, la capacidad de rastreo y la seguridad en la industria alimentaria deben ser más que un simple cumplimiento normativo. Las empresas que pertenecen a la industria alimentaria tienen algunos factores clave de motivación, como mantener la confianza de los clientes, garantizar una cadena de suministro más competitiva y permitir un crecimiento rentable. Los fabricantes de alimentos necesitan soluciones que les permitan cumplir con las iniciativas de seguridad y la legislación gubernamental que afectan actualmente a las industrias alimentaria y de cuidado personal. Estas soluciones también deben ayudarles a no tener que retirar productos del mercado, a crear una confianza en sus marcas y a generar un valor para las partes interesadas.

La sección siguiente de Seguridad de los productos alimenticios, reglamentos gubernamentales y protección de marcas ilustra mejor la cuestión:

Los Centros de control y prevención de enfermedades de los Estados Unidos reportan que cada año en los Estados Unidos, hasta 76 millones de casos de enfermedades se originan por la contaminación de los alimentos. Además del costo público que esto representa, las consecuencias que tienen los errores en la seguridad de los productos alimenticios pueden ser devastadoras para esta industria. Si bien muchos ejecutivos de esta industria perciben los castigos reglamentarios como un riesgo, los mayores riesgos son la posibilidad de cierres o, peor aún, el daño permanente que esto puede provocar a las marcas o las empresas.

La seguridad de los productos alimenticios es un problema global, y las amenazas y los costos potenciales que actualmente se relacionan con él están más presentes que nunca. A medida que las empresas buscan tener un mayor control (y minimizar los riesgos), se dan cuenta de que hay que considerar y tratar diversas actividades, tanto dentro como fuera de la empresa y en ambas direcciones de la cadena de suministro. La mayoría de los países cuenta con agencias gubernamentales, como la Food and Drug Administration (FDA) y el US Department of Agriculture (USDA), que se encargan de regular los productos alimenticios. Estas agencias ayudan a garantizar que los alimentos son seguros y que no contienen aditivos dañinos. Hacen que las empresas cumplan con las estrictas normas de etiquetaje de los alimentos y, en algunos países, definen directrices para la publicidad de los productos. El control y la seguridad de los productos alimenticios aumentará con la relación de la mercancía alimenticia que se está dando entre los países y las regiones, particularmente con la presencia de enfermedades como la de las vacas locas y la influenza aviar, que pueden transmitirse a los humanos a través del consumo de alimentos.

En general, estas reglas se aplican a todos los productos alimenticios que se venden en el país, por lo tanto, cualquier producto que se importe deberá apegarse a ellas. Todas las partes involucradas en la cadena de suministro deben tomar en cuenta el impacto que tienen los reglamentos a nivel mundial en las actividades de importación, exportación y comercio nacional. Con el surgimiento de otras preocupaciones sobre la seguridad de los productos alimenticios, no deberá sorprendernos que los reglamentos para la industria se vuelvan más severos. De ahí que muchos productores de alimentos que deben apegarse a las normas de la FDA y el USDA hayan implementado programas de análisis de peligro y de puntos críticos de control (HACCP) para normalizar sus prácticas de calidad y seguridad de los alimentos, simplificando así los procesos del negocio y reduciendo los riesgos de no conformidad, manteniendo siempre los costos operativos tan bajos como sea posible.

El impacto de los mercados estadounidense y de la UE

Los dos mercados que tienen el mayor impacto a nivel mundial son el estadounidense y el de la Unión Europea (UE). Estos mercados son de los más importantes del mundo y son grandes importadores y exportadores de alimentos. Las soluciones empresariales que se orientan a esta industria permiten apegarse a los siguientes reglamentos alimentarios:

  • “La Ley de respuesta y preparación sobre el bioterrorismo del 2002 de los Estados Unidos exige que las empresas rastreen las fuentes inmediatas de la materia prima que usan para sus productos alimenticios y los receptores inmediatos de cualesquiera productos que fabriquen. La Ley de bioterrorismo también exige que las empresas notifiquen a la FDA antes de importar productos alimienticios a los Estados Unidos". Si desea obtener más información, consulte el artículo de SAP, Consumer Product: Regulatory Compliance.

    Este reglamento impuso un requisito nuevo a los fabricantes de bienes de consumo, ya que deben rastrear tanto el origen de su materia prima como el destino (el cliente) de sus bienes terminados. Quienes participan en la cadena de suministro deben mantener cierta información de su inventario, como números de lotes, códigos de revisión, fechas de fabricación, fechas de vencimiento y números de serie, entre otros datos, para que todas las partes involucradas puedan combatir las amenazas terroristas y encargarse de retirar productos del mercado cuando sea necesario.

    “La mayor parte de los reglamentos de seguridad de bioterrorismo exigen que los fabricantes, los distribuidores y las empresas de logística de la industria alimentaria establezcan y mantengan registros que permitan que los inspectores lleven a cabo una investigación de rastreo con el fin de proteger el suministro de alimentos y alimentos para animales”. Si desea obtener más información, consulte el artículo de Manufacturing & Logistics IT Food industry QA managers influence technology selection.

    El reglamento exige que las empresas cuenten con los medios necesarios para ofrecer los mecanismos de generación de reportes que sean necesarios para rastrear los lotes con mayor detalle. La FDA tiene autoridad sobre cerca del 80 por ciento del suministro de alimentos de los Estados Unidos, por lo tanto, la Ley de bioterrorismo afectará más a la industria mundial de alimentos y bebidas que todas los reglamentos juntos.

    Existen algunas exenciones, pero se busca que la ley cubra a todas las empresas que fabrican, procesan, empacan, mantienen, transportan, distribuyen o reciben productos alimenticios regulados. Se calcula que la Ley de bioterrorismo cubre cerca de 400,000 instalaciones tanto en los Estados Unidos como en el extranjero.

  • El Reglamento EC 178/2002 de la UE establece requisitos y procedimientos de seguridad similares para los productos alimenticios, como la capacidad para rastrear los materiales hasta el productor original. La Ley de bioterrorismo de los Estados Unidos se está duplicando en toda la UE para garantizar la seguridad del suministro alimenticio ante un ataque terrorista. Para ello se está aplicando un enfoque integral que va “desde la granja hasta la mesa” y que abaraca todos los sectores de la cadena alimenticia, incluyendo la producción de pienso, la producción primaria, y el procesamiento, el almacenamiento, el transporte y la venta al por menor de alimentos. Esto indica claramente que la preocupación por la seguridad de los alimentos afecta a todos los integrantes de la cadena de suministro alimenticia.

    La Autoridad europea de seguridad alimentaria (EFSA) definió el Reglamento EC 178/2002 de la UE con el fin de establecer las condiciones básicas para salvaguardar los alimentos. El artículo 18 de dicho reglamento especifica que se debe rastrear un alimento a lo largo de todas las etapas de producción, procesamiento y distribución, o "desde la granja hasta la mesa", incluyendo a los granjeros, los procesadores, los fabricantes y los distribuidores, además de los minoristas y los servicios alimenticios.

    De hecho, los nuevos reglamentos de la UE, que son más estrictos, hacen que los procesadores de alimentos sean legalmente responsables de tener sistemas de rastreo, aún cuando sus clientes pueden no requerirlos. Esto se aplica a toda la cadena de suministro (producción, almacenamiento, compra, control de calidad, etc.) y a todo factor que contribuya a la seguridad de los alimentos (incluyento empaques, tapas, sellos, botellas, frascos, etc.). Esto contrasta con el antiguo requisito de identificar únicamente el origen de un ingrediente. La capacidad de rastrear un artículo hasta su origen es necesaria también para varios ingredientes, al igual que la capacidad de rastrearlo hasta el consumidor final, porque resulta de gran utilidad cuando hay que retirarlo del mercado. Si desea obtener más información, consulte el artículo Las “delicias” de la industria de alimentos y bebidas.

Actualmente, el uso de la tecnología para aceptar y rastrear los orígenes del suministro de alimentos resulta esencial. El creciente miedo por el bioterrorismo y las preocupaciones con la seguridad y la integridad de los productos están dando lugar a la creación de reglamentos gubernamentales que exigen que las empresas de la industria de alimentos y bebidas rastreen los productos desde el diseño, a través de la planeación y hasta la producción. Estos reglamentos nuevos están obligando al sector a invertir en la tecnología que les ayude a sincronizar el etiquetaje de los productos con los sistemas de formulación. Como aparece en el artículo de Infor, Food & Beverage,

a medida que los reglamentos se vuelven más estrictos y la preocupación por la seguridad global se intensifica, los aspectos de los ciclos de vida de los productos alimenticios y de bebidas deben ir integrando las mejores prácticas internas, los requisitos de los clientes y el cumplimiento normativo.

Con frecuencia, estos requisitos se tratan mediante la función de gestión de calidad de los sistemas de gestión del ciclo de vida de los productos (PLM) que son específicos para la industria y que se apegan a los reglamentos, y la función de coordinación de los sistemas de gestión de cadena de suministro (SCM). Por su parte, los sistemas de gestión del comercio mundial (GTM) y de logística de comercio internacional (ITL) permiten enviar por medio electrónico las notificaciones de importación y exportación. Consulte el artículo International Trade Logistics Challenge Automated Global E-Trading.

El campo de los medicamentos

Las empresas del ramo de las ciencias biológicas deben tratar con una enorme cantidad de problemas peculiares con los reglamentos, en gran parte por las mismas razones que las industrias automotriz y alimentaria. Estas empresas deben apegarse a cada vez más leyes gubernamentales e iniciativas de seguridad que afectan la industria de las ciencias biológicas y que tienen con finalidad evitar las penalizaciones costosas, optimizar los procesos y crear marcas confiables. Los fabricantes de las industrias farmacéutica y de ciencias biológicas se enfrentan ahora a lo que pueden ser las restricciones más estrictas, ya que deben apegarse a las llamadas “mejores prácticas de fabricación”, además de los reglamentos de la FDA.

La misión de la FDA establece que debe jugar el papel de protector de la salud pública, que incluye asegurarse de que “los medicamentos para el ser humano y los medicamentos veterinarios son seguros y eficaces, siempre que haya una garantía razonable de la seguridad y la eficacia de los dispositivos que tienen un uso humano”. De la misma forma, en la industria alimenticia, la necesidad de auditar los proceos relacionados con la salud del ser humano se han convertido actualmente en un problema mucho mayor debido al miedo que hay del bioterrorismo. La FDA ha definido lo que llama mejores prácticas de fabricación, que pretenden garantizar que los productos de la industria de las ciencias biológicas se fabrican de tal manera coherente con su misión. Originalmente, las mejores prácticas de fabricación estaban basadas en las mejores prácticas de la industria, pero evolucionaron a medida que fueron mejorando la tecnología y las prácticas. Por ejemplo, en los Estados Unidos, las mejores prácticas de fabricación de medicamentos se introdujeron formalmente en 1963 y en la década de los setenta se volvieron a redactar.

Las mejores prácticas de fabricación definen un sistema de calidad que deben usar los fabricantes de medicamentos a medida que mejoran la calidad de sus productos. Por ejemplo, se espera que los medicamentos aprobados que se desarrollaron y produjeron de acuerdo a las mejores prácticas de fabricación, sean seguros, estén identificados correctamente, tengan la potencia adecuada, sean puros y tengan una calidad alta. En un nivel superior, las mejores prácticas de fabricación tratan los siguientes factores:

  • el diseño, el mantenimiento y la limpieza adecuados de la maquinaria y las instalaciones;
  • el desarrollo y la aprobación de los procedimientos operativos estándar;
  • la necesidad de contar con una unidad de calidad independiente (control o aseguramiento de la calidad) y
  • la calificación y la capacitación del personal y la dirección.

Las mejores prácticas de fabricación se definen como reglamentos que describen los métodos, la maquinaria, las instalaciones y los controles necesarios para fabricar medicamentos. Estos reglamentos se encuentran en el Registro federal del Congreso (CFR) 21 de los Estados Unidos en las partes siguientes:

  • Productos farmacéuticos tanto humanos como para veterinarios (CFR 21 Parte 210 y CFR 21 Parte 211)
  • Productos derivados biológicamente (CFR 21 Parte 600 y CFR 21 Parte 620)
  • Dispositivos médicos (CFR 21 Parte 820)
  • Alimentos procesados (CFR 21 Parte 100)

El conjunto de reglamentos que están en vigor actualmente se llama mejores prácticas de fabricación actuales, y enfatiza el hecho de que son dinámicas y cambian constantemente. Pueden cambiar formal o informalmente. Por ejemplo, las mejores prácticas de fabricación de dispositivos médicos de los Estados Unidos cambiaron formalmente cuando el Congreso de este país las volvió a redactar para hacerlas más compatibles con el documento de calidad ISO-9001. Entonces se les cambió el nombre a reglamento de sistemas de calidad (QSR).

Las partes siguientes pertenecen específicamente a los productos farmacéuticos:

Parte 210 Mejores prácticas de fabricación actuales para la fabricación, el procesamiento, el empaque o el mantenimiento de medicamentos; general
Parte 211 Mejores prácticas de fabricación actuales para productos terminados de la industria de ciencias biológicas
Parte 11 Registros electrónicos; firmas electrónicas

El Título de la Parte 11 del CFR 21 especifica mayores controles para las firmas y los registros electrónicos. Este reglamento de la FDA define los requisitos para los sitemas de registros electrónicos, que regulan el uso de sistemas informáticos, registros de auditoría, rastreo de lotes y números de serie, control de cambios, almacenamiento, firmas electrónicas y seguridad. A medida que la automatización reemplazó los sistemas en papel, el Congreso de los Estados Unidos empezó a temer una pérdida del control documentado de los procesos de producción farmacéutica segura. El Congreso ordenó un plan que podía ser rastreado y verificado, y que se enfocaba inicialmente en los dispositivos médicos y los productos de la industria de las ciencias biológicas, que permitiría reemplazar el papeleo con frimas digitales y registros de auditoría automatizados.

Este plan se publicó como la Parte 11 de CFR 21, conocido simplemente como “Parte 11”, y afectará a los fabricantes tanto o más que el problema del año 2000. Sin embargo, hay que notar que la Parte 11 es un reglamento escrito de forma laxa, que pretende agregar un nivel de seguridad a los procesos de producción de la industria farmacéutica mediante auditorías y autorizaciones. Por lo tanto, no es obligatorio, y únicamente entra en juego cuando una empresa decide utilizar registros electrónicos. De forma contraria, si una empresa decide usar registros en papel, la Parte 11 no se aplica.

Sin embargo, las soluciones empresariales que están al día en cuanto a cumplimiento normativo para la industria de las ciencias biológicas deben contar con la funcionalidad que las empresas usuarias requieren para apegarse a los reglamentos y las directrices que se relacionan con las mejores prácticas de fabricación regionales o las firmas y los registros electrónicos, incluyendo:

  • La Directiva 91/356 de la UE, que especifica los requisitos legales para las mejores prácticas de fabricación en la UE y que exige que los datos estén disponibles en el momento adecuado, que se proporcionen en un formato leginle y que estén protegidos contra daños o pérdida.

  • La Directiva ICH Q7A, de la Conferencia internacional de armonización (ICH), contiene las directrices para los ingredientes farmacéuticos activos en la UE, los Estados Unidos y Japón.

  • El Esquema de cooperación en la inspección farmacéutica (PIC/S) y la Convención de inspección farmacéutica proporcionan una guía para las inspecciones farmacéuticas.

Las soluciones para la industria también deben ofrecer capacidades que permitan apegarse a los reglamentos y las directrices que se relacionan con la identificación por radio frecuencia (RFID), como:

  • El Requisito de etiquetado con códigos de barras para productos farmacéuticos y productos biológicos para humanos, ya que la FDA exige que la mayoría de los medicamentos que se venden únicamente con receta médica y algunos de los medicamentos que no la requieren, lleven códigos de barras;

  • El procedimiento para manejar alertas rápidas y retiro de productos debido a defectos de calidad, ya que la Comisión europea ha definido procedimientos para la transmisión rápida de información relacionada con retiro de productos farmacéuticos del mercado;

  • Los estudios de viabilidad de RFID y los programas pilotos de medicamentos, que son una Guía de políticas de cumplimiento de la FDA que describe cómo este organismo pretende hacer cumplir los reglamentos de etiquetaje, registros electrónicos y calidad de los productos para fabricantes, reempacadores, reetiquetadores, distribuidores y minoristas de la industria farmacéutica y

  • Los reglamentos de los Estados Unidos, ya que varios estados están definiendo mandatos que exigen que los mayoristas y los distribuidores de artículos farmacéuticos mantengan la genealogía de cada medicamento que se embarca (consulte el artículo Directrices para la genealogía de los fármacos y cómo puede ayudar un software).

Los proveedores de aplicaciones empresariales que pretendan tratar los requisitos reglamentarios de la industria de las ciencias biológicas deben hacerlo a través de los sistemas ERP orientados a esta industria. Es más, deben usar la plataforma de infraestructura subyacente, que debe darles más funcionalidad y soporte para tener una seguridad avanzada, registros de auditoría, firmas digitales, tecnología de RFID y mucho más. Si desea obtener más información, consulte el artículo RFID in Healthcare—A Whole Industry of Value.

El artículo siguiente de esta serie hablará de cómo las distintas industrias tratan los problemas de cumplimiento y cómo las industrias electrónica, química y petrolera deben enfrentar los reglamentos que se basan en un conjunto de principios completamente diferentes. Las directrices ambientales son una generación nueva de leyes para la industria.

Cuarta parte de la serie Cumplirás con los reglamentos

 
comments powered by Disqus