Una gran oportunidad en el mundo de la fabricación




El por qué de los modelos de entregas

Aunque el software como servicio (SaaS) –también conocido como alojado y bajo demanda- es el tema del día, no parece ser una moda pasajera, como lo fueron los fenómenos de Y2K y punto com de la década de los noventa. Sin embargo, todo depende de quién opina (es decir, si se trata de alguien de la próspera área de SaaS o del área tradicional y dominante del software con licencias y que se instala en el sitio del cliente).

De acuerdo a los defensores de SaaS, los modelos de aplicaciones empresariales alojadas y bajo demanda se están convirtiendo en un cambio de paradigma completo debido a la forma en que los proveedores exageran las ventajas que tienen para los clientes –aunque a veces tienen razón en lo que dicen. Encontrarán mucha más información en el artículo El software como servicio está ganando terreno, pero en breve, las ventajas están muy relacionadas con la simplicidad. Puede ser hasta irónico que este “fenómeno” en el mundo empresarial de TI no se trate de “la madre de todas las aplicaciones”. En todo caso, fue necesario deshacerse de muchas de las características tecnológicas por el bien de la simplicidad del sistema, y para evitar las desventajas que han tenido que experimentar las empresas usuarias que tienen sus sistemas on-premise, un modelo que es tradicionalmente complejo y poco manejable.

Para efectos de este artículo, los términos “SaaS” y “bajo demanda” se usan indistintamente, pero quienes quieran conocer las diferencias entre ellos, pueden consultar el artículo ¿Qué es el software como un servicio?

Lo interesante para los usuarios es que pueden arrendar las aplicaciones de SaaS, ya que es el proveedor de software, no el personal interno de TI del usuario, quien las aloja y las mantiene en un esquema multi-tenant. Para explicar esto del esquema multi-tenant, podemos usar la analogía siguiente: los inquilinos de un edificio de apartamentos comparten los mismos servicios, como la electricidad, aunque cada uno tenga aparatos electrodomésticos diferentes. De esta misma forma, las aplicaciones se hacen llegar a los usuarios a través de la Web.

Dicho de otro modo, con el modelo de SaaS, el software se instala, se opera y se mantiene en los servidores del proveedor, y su mismo personal lo supervisa y le da mantenimiento. Si bien el software está configurado e integrado de acuerdo a las necesidades de los clientes, hay muchos menos problemas con la implantación y la integración.

El hecho de que el usuario sólo necesite un navegador Web ha impulsado los lemas de Salesforce.com de “sin software” y “el final del software”. Desde luego, estos lemas son publicitarios (porque diga lo que diga, el proveedor sigue siendo una empresa de software), pero es claro que no es necesario tener una caja enorme de CD de instalación. Además, la interfaz de usuario (IU) es bastante intuitiva. Por ejemplo, si una persona inteligente sabe cómo moverse en Amazon.com o eBay, entonces puede entender cómo se usa una aplicación SaaS. Por lo menos en el área de automatización de la fuerza de ventas (SFA), los usuarios han demostrado preferir los productos SaaS más simples y menos costosos y no los productos tradicionales (a los que generalmente no se les da el uso adecuado).

Además, aunque podríamos cuestionar si el software y los servicios bajo demanda realmente tienen un costo total de propiedad (TCO) menos elevado a largo plazo, sí parecen ser menos costosos a corto plazo, además de que es más fácil ponerlos en funcionamiento. En otras palabras, una implantación de SaaS no necesariamente propone TCO más bajo, pero sí permite que los usuarios predigan sus gastos y eviten así pagar mucho por una capacidad que no necesitan, ya que no es necesario comprar hardware o infraestructura de TI.

Asimismo, las aplicaciones de SaaS tienen un periodo de mercadeo mucho más corto (al menos, se descontinúan en menos tiempo, cuando no corresponden con las necesidades de los usuarios). Esto se debe a una arquitectura de producto multi-tenant y “nativa de Internet” que se aleja de las arquitecturas que ofrecen los proveedores de servicios de aplicación (ASP) fracasados y de empresas de alojamiento de la era punto com. Todos ellos no cambiaron la arquitectura de sus aplicaciones de software, sino que simplemente revendieron las aplicaciones cliente-servidor del momento a empresas usuarias que no necesariamente querían mantenerlas on-premise. Los costos directos y constantes de alojar aplicaciones single-tenant han sido demasiado para muchos ASP.

Con ese fin, el día de hoy los clientes de SaaS generalmente compran suscripciones mensuales en lugar de pagar tarifas por licencias altísimas. Para las empresas más grandes, estas tarifas por licencias pueden sumar millones de dólares (sobre todo si tomamos en cuenta el costo de implantación, que tiende a elevar el costo del software) e implicar largos procesos de selección, negociaciones y aprobaciones por parte del consejo administrativo. Si las empresas usuarias sienten que el software no tiene el desempeño prometido, o si en algún momento creen que ha cumplido con su objetivo, pueden dejar de pagar o enviarle una notificación al proveedor como lo especifique su contrato.

Por otro lado, en el mundo tradicional (es decir, las licencias perpetuas on-premise), el software no sólo es costoso desde el principio, sino que toma meses –hasta años- instalarlo, de manera que muchas empresas usuarias tratan de deshacerse de él y reemplazarlo con otro sistema que puede no estar a la altura de sus necesidades. La idea común de que hay que tomar el reemplazo de un sistema de planificación de recursos empresariales (ERP) como si fuera neurocirugía (es decir, es una medida que se toma únicamente cuando el paciente está en coma o al borde de la muerte), ha sido muy útil para muchos proveedores que no están al día.

Las ventajas de SaaS

Sin embargo, parece que los tiempos están cambiando. La mayoría de los estudios que han llevado a cabo los analistas de Gartner, AMR Research, Aberdeen, Saugatuck Research o THINKstrategies, coinciden en que dentro de aproximadamente cinco años, una cuarta parte de todas las implantaciones de sistemas empresariales serán tipo SaaS, aunque actualmente sólo representen un pequeño porcentaje del mercado de las aplicaciones empresariales.

Este aumento se deberá, entre otras cosas, a que en este momento, el índice de crecimiento anual del segmento de SaaS es mucho más elevado que el del software on-premise. Así, aunque las empresas que se dedican al software on-premise, como SAP, Oracle y Microsoft, dicen con razón que el éxito constante de SaaS se debe a que empresas como Salesforce.com, Google, NetSuite o RightNow han logrado difundir la información y no a que este cambio de paradigma sea convincente, el modelo bajo demanda es tan poderoso que estas empresas han tenido que luchar para crear una estrategia que les permita ofrecer productos bajo demanda.

Para ilustrar, además del producto multi-tenant CRM On-Demand de SAP y el de Oracle, Siebel CRM On Demand, existen otros ejemplos de SaaS, como Microsoft Windows Live, Microsoft Dynamics CRM Live y Microsoft Office Live –todos ellos contrapartes en línea de las aplicaciones de Microsoft que residen en las computadoras personales (PC).

Durante su Analyst Summit de diciembre de 2006, SAP permitió que el público le diera un primer vistazo a un servicio alojado que diseñó para empresas que tienen menos de mil empleados. Este producto está disponible únicamente alojado y administrado, de forma que cada empresa usuaria puede tener su propia copia y su base de datos operando en un blade que está en un servidor grande, y una base de datos distinta para almacenar sus datos. SAP le da mantenimiento al software directamente y corrige los errores y les da a los usuarios actualizaciones sin que estos tengan que interrumpir sus operaciones. Los sistemas están configurados para satisfacer las necesidades de los usuarios, pero se pueden modificar. La solución tiene varios modelos de negocios preconfigurados para la industria, que el cliente puede seleccionar como punto de partida para una configuración más profunda. Si la configuración no es suficiente, los clientes pueden escribir extensiones para el sistema e integrarlas a través de servicios web.

SAP cree que el alojamiento tiene varias ventajas, como permitir que el proveedor supervise de cerca el desempeño y las características del software y que solucione los problemas funcionales o arquitecturales más rápidamente. También representa un ciclo de retroalimentación mucho más rápido, que permite trabajar en equipo, a diferencia de las implantaciones internas que tardan meses o años y que no facilitan la retroalimentación de los usuarios, los cambios al software y la implantación de versiones nuevas. En muchos casos, SAP publica mejoras as sus productos sin que los clientes tengan que participar o interrumpir sus actividades.

En cualquier caso, los usuarios de SaaS pueden tener una experiencia de usuario mucho mejor –que permita que las empresas se enfoquen en sus competencias y no tengan que preocuparse por las actualizaciones, los parches, los respaldos, etc., ya que el proveedor se encarga de todo esto, y muchas veces lo hace sin que ellos se den cuenta. Los proveedores también pueden beneficiarse del modelo SaaS, que ayudará a que sus esfuerzos de investigación y desarrollo sean más fructíferos. Aquellos proveedores que hayan desarrollado sus soluciones usando exclusivamente un modelo arquitectural multi-tenant, podrán publicar mejoras funcionales con mayor frecuencia que sus homólogos que tienen sistemas on-premise. Hay ejemplos de pioneros de SaaS similares a Salesforce.com y Employease (ahora parte de Advanced Data Processing [ADP]), que han lanzado más de 20 versiones importantes y algunas mejoras mensuales en los últimos años.

Employease usa como analogía una historia de béisbol, en la que muestra a varios proveedores de software tradicional que tratan de anotar un home run cada 12 ó 18 meses, y otros proveedores de SaaS que anotan varias carreras en el mismo periodo. En otras palabras, los proveedores pueden anotar muchas más carreras y tener menos strike outs con el modelo de SaaS, ya que en realidad los ganadores de la Serie Mundial de las Grandes Ligas de Béisbol han sido los equipos que han sabido cómo correr sus bases, y no los que les han pagado mucho a sus bateadores, quienes no han podido desempeñarse bien bajo presión. También hay que notar que SaaS ayuda a resolver el problema de la piratería del software, que se ha convertido en una práctica casi aceptable en algunos mercados emergentes.

Ninguna empresa seria del área de aplicaciones empresariales puede ignorar estas ventajas, que hay que sumar a ingresos recurrentes más predecibles (a diferencia de los ingresos cíclicos e impredecibles de las compras on-premise). Con este enfoque, la tarifa por alojamiento y suscripción mensual de un cliente es mucho menor que la tarifa típica de licencia única, además de que durante el periodo de suscripción, esta tarifa mensual suele producir ingresos iguales o mayores para el proveedor. Los costos iniciales más bajos y los obstáculos de integración menores tienden a reducir los requisitos de aprobación del cliente y a recortar los ciclos de ventas. Todos los ingresos relacionados con suscripciones se reconocen de forma proporcional durante la vida del acuerdo, incluidos la licencia del software y los servicios de instalación e implantación, que deben generar ingresos más estables y predecibles (aunque más diferidos) para los proveedores de SaaS.

Entonces ¿SaaS es lo de hoy?

Aunque el movimiento SaaS no ha llegado al punto de eliminar el modelo tradicional on-premise, ya ha superado las primeras etapas de entusiastas y pioneros, y claramente ha logrado despegar.

De hecho, Salesforce.com, que está activo desde 1999, actualmente tiene más de medio millón de suscriptores en aproximadamente 25,000 empresas en el mundo, y pronto se convertirá en una empresa de $500 millones de dólares (USD) al año. Asimismo, se dio cuenta de que ofrecer sólo una funcionalidad SFA que se puede personalizar ligeramente (y que se puede convertir en mercancía en poco tiempo, aún para los predadores tradicionales que mencionamos) y que a largo plazo no es viable, así que ha recurrido a su asociado proveedor de software independiente (ISV). Con ese fin, Salesforce.com creó un ecosistema llamado AppXchange (recientemente llamado Apex), que actualmente cuenta con más de 200 ISV y 400 soluciones SaaS que expanden el alcance original de SFA de gestión de contactos y oportunidades.

La idea detrás de la plataforma AppXchange es permitir que los asociados y los clientes creen, compartan y vendan aplicaciones enteras que funcionen en el ambiente alojado de Saleforce.com. Esto ya ha dado lugar a ecosistemas de plataformas SaaS similares de empresas como IBM, NetSuite, Progress Software, Jamcracker, Oracle, Microsoft y WebEx (en alianza con Cordys, un proveedor de herramientas e infraestructura de desarrollo, implantación e integración basados en arquitectura orientada a servicios [SOA], que fundó en 2001 Jan Baan).

NetSuite tiene mucho más tiempo en operación que Salesforce.com, y parece que tiene miles de clientes a nivel mundial que usan sus aplicaciones en línea. Estas aplicaciones tienen un alcance funcional amplio que permite operar un negocio más allá del área de SFA o gestión de las relaciones con los clientes (CRM), para atacar los aspectos importantes de la gestión de pedidos. La empresa se unió a SuiteFlex, una plataforma de desarrollo de aplicaciones que se orienta específicamente a sus asociados de canal y les ofrece la capacidad para crear sus propias aplicaciones verticales encima del sistema de gestión empresarial de NetSuite, así como una IU personalizada e integrada para sus clientes, y la opción de tenerlo todo disponible como servicio bajo demanda y en línea a través de NetSuite. El proveedor también lanzó Suite Bundler, que define como “servicio como software”, y que debe permitir que los asociados del canal de ventas codifiquen e incluyan sus conocimientos sobre las mejores prácticas y las aplicaciones de la industria directamente en el sistema NetSuite.

Un indicador de que algunas soluciones de gestión de la cadena de suministro (SCM) habilitadas como SaaS se están convirtiendo en una de las fortalezas de la industria, es la impresionante lista de clientes de las soluciones SaaS para gestión de la cadena de demanda (DCM) de Click Commerce. Entonces, además del conocido software para conferencias web de WebEx (que hasta ahora cuenta con más de 2 millones de suscriptores), el software antivirus de McAfee o Symantec, que protegen tanto a las redes corporativas como a las PC de los hogares, se han usado mucho con funciones por suscripciones y actualizaciones en vivo, así que son otro ejemplo de SaaS. Posiblemente la producción más vieja y más grande de SaaS es ADP, el ASP de recursos humanos (RRHH) y nómina más grande del mundo. ADP opera desde hace casi 60 años, tiene cerca de $9,000 millones de dólares (USD) en ingresos, y ha servido a cerca de 600,000 clientes en el mundo.

Si bien gran parte del éxito de SaaS en el mercado se puede atribuir a que desde un principio es una solución atractiva para los usuarios (por ejemplo, por las pruebas gratuitas y las atractivas tarifas de suscripción para un solo usuario), sigue esperando impresionar a la mayoría de la gente para después lograr su adopción a nivel de las unidades y las empresas de las grandes corporaciones. El día de hoy, las empresas de prácticamente cualquier tamaño pueden ser usuarios de SaaS. Por ejemplo, Salesforce.com hace notar que entre sus clientes cada vez hay más empresas Global 2000 y otras empresas reconocidas, como ADP, AOL, Avery Dennison, Nokia, Perkin-Elmer y SunTrust, entre otras. Lo mismo sucede con Click Commerce.

La capacidad de graduación de la nueva generación de soluciones SaaS permite que los usuarios evalúen la confiabilidad y el desempeño de las aplicaciones bajo demanda en implantaciones limitadas (pilotos), y que vayan aumentando gradualmente su adopción. Por consiguiente, la naturaleza de las aplicaciones bajo demanda ha dado lugar a un modelo de aprovisionamiento de software fragmentado y descentralizado que muchas veces adoptan los directores operativos de las unidades empresariales, no los directores de TI tradicionales. De hecho, hay quienes creen que la evolución de las TI en el futuro (que hasta ahora ha dependido sobre todo de los cambios a las plataformas subyacentes, como el mainframe, el cliente-servidor y la Internet a SOA), estará mucho más relacionada con la nueva economía, como los cambios de paradigma de los modelos de software libre o de implantación de SaaS.

Si desea obtener más información o hacer su propia comparación de soluciones, visite el

Centro de evaluación de ERP de TEC

 
comments powered by Disqus